Friday, March 6, 2009


Para Ivi

Lo deseaba como se desean pocas cosas...Como se desea un chocolate caliente en un invierno crudo, como se desea el agua cuando la lengua se reseca y la garganta quema...Como se desea el cuerpo del amante, salvaje, pulsionalmente...

No entendía bien el por qué...No hay explicaciones racionales para los deseos, al fin...sólo están allí, pujando para encontrar su meta, su fin...

Entró decidida, sentía que todo allí estaba dispuesto para ser como era, que nada era forzado...

Un poco dolió, la aguja ardía un poco al contacto con la piel, pero ella pensó que quizás, finalmente, todo deseo conlleva algún dolor para su concreción, alguna dificultad, alguna renuncia...

La muchacha cruzó la calle con paso tranquilo...Sus ojos verdes relampagueaban, sonrientes bajo el sol de agosto....

Una bella mariposa se había posado en su espalda, para siempre...

1 comment:

Ivi * said...

te adoro amiga, queria que lo supietas :)